Un día de furia

Últimamente el mundo está como la imagen (Isla de Mouro) de esta entrada: furioso. Sí, es verdad que en cierta forma, siempre lo ha estado con sus diferentes altibajos, pero no, con la asiduidad e intensidad actual y en tantos países. Me ilusiona que la ciudadanía emerja para defender y luchar por sus derechos, para reclamar las promesas incumplidas, o combatir contra dictadores; o para luchar contra ladrones, explotadores, corruptos y demás indeseables, los cuales creo que se hacen llamar “políticos”.

Sin embargo aquí los mismos corruptos y mentirosos (me da igual si son de color “rojo o azul”) vuelven a presentarse a las elecciones y la ciudadanía les vuelve a votar. Para que luego la luz suba “un simple café”, o para que algunos se hagan trajes y realicen grandes fiestas con nuestros impuestos. Ellos solamente tendrán que trabajar 7 años, nosotros 40.

Entiendo que no estamos en las mismas condiciones que otros países, pero me parece triste que otros países nos tengan que dar lecciones.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un día de furia

  1. Pues si es necesario habrá que volver a aprender.

  2. bichohoja dijo:

    ojala fueran solo 40… yo llevo desde los 18 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *